Aniristas de la empresa cárnica de Cienfuegos devuelven a la vida la industria